Viernes, 06 Julio 2018

Sesión 38ª del Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra

GINEBRA, Suiza. 
Participación en la 38ª Sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra (18 junio-6 julio 2018) en los días de 25 a 28 de junio de 2018. Tras su asistencia a la misma, Berta Marco envía crónica y Anna María Donnarumma relata las impresiones de su primera asistencia al evento de la ONU.

Es difícil sustraerse a la belleza del entorno en las idas y venidas a Nations (nombre con el que se conoce en Ginebra el complejo de edificios de la ONU), difícil no disfrutar de la exuberante vegetación, de la limpieza de la atmósfera, de la nitidez de las siluetas… Y mucho menos, si uno se acerca hasta el lago Léman y observa la abundancia de agua y el arrastre fecundo de su corriente. Ginebra, llena de luz, acoge la Sesión 38 del Consejo de Derechos Humanos (HRC). Los trabajos ocupan tres semanas.

El edificio de Nations se prepara temprano para la avalancha de personas y de tareas cuidadosamente sometidas a Agenda. En esta Sesión de junio se dejan ver algunas y algunos Relatores Especiales de los más nuevos, como, por ejemplo, la Dra. Koumbou Boly Barry de Burkina Faso, Relatora Especial de Derecho a la Educación, a la que hemos tenido la suerte de conocer y dialogar con ella sobre los contenidos de sus Informes; Miss Boly Barry ha podido elaborar y presentar ya cuatro Informes, fruto de sus visitas a distintos países, uno de ellos muy interesante para el momento en que vivimos con tantos grupos desplazados, que ella ha dedicado a la Educación no-formal (Report of the Special Rapporteur on the right to education: realizing the right to education through non-formal education. 2017).

Tras el Informe Anual por parte del Alto Comisario para los DDHH, que suele presentar una visión muy completa de lo que él y los miembros de su Oficina han hecho en misiones oficiales a lo largo del año, se agrupan los temas a tratar en torno a los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales incluido el derecho al desarrollo; otro capítulo lo forman los derechos que afectan a determinados grupos de personas (los niños, la violencia en la mujer, los matrimonios forzados…) o los que concentran el mayor interés del momento como los que tienen que ver con los flujos de personas.

Distintos conceptos de migraciones

Ha sido interesante observar cómo ad intra de la ONU ya se distinguen cuatro conceptos en lo referente a migraciones: Migrants (migrantes), Refugees (refugiados), Asylum seekers (los búsquedas de asilo) y los Internally displaced persons (los desplazados internos a causas de desastres naturales). De estos últimos se ha hablado mucho por estar vinculado al desarrollo sostenible y, por lo tanto, a la Agenda 2030. Ha habido varios paneles de expertos, uno justamente sobre los “Internally displaced persons” y un día completo dedicado a la discriminación de la mujer y la violencia en la mujer.

Migrantes y refugiados a los ojos de la fe

Las persecuciones religiosas de todo tipo, han tenido también su espacio, sobre todo, en las actividades paralelas, los “side events”. Uno de los eventos que atrajo más al público ha sido el organizado por la Santa Sede y Cáritas internacional con el título: “Compartir el camino. Migrantes y refugiados a los ojos de la fe”. El opening remark del acto estuvo a cargo del Cardenal Tagle, Arzobispo de Manila. Por su parte el Club Suizo de la Prensa ha organizado un Seminario de un día para discutir el tema: “Nutrir de espiritualidad a los niños en su primera infancia con el fin de prevenir la violencia” que se promete muy interesante. La propuesta ha sido avalada por dieciséis ONGs.

Y siguen las violaciones a los DDHH

Completa el panorama de las dos primeras semanas de la Sesión 38 del HRC las violaciones más permanentes a los Derechos Humanos que tienen nombres concretos: Siria, muy especialmente la zona de “Eastern Ghouta”, Eritrea, Myanmar, Burundi, Belarus… y Oriente Medio. Una parte del tiempo disponible ha sido ocupado por el Universal Pariodical Review (El examen periódico universal) por el que pasan todos los países pertenecientes a la ONU para dar cuenta de su cumplimiento o no de los DDHH.

Berta Marco desde Ginebra

Impresiones de mi primera inmersión en la ONU

La “emoción” marcó/filtró mi experiencia, desde el comienzo, en este mi primer viaje a Ginebra como una de las representantes adjuntas de la Institución Teresiana, miembro de ECOSOC, con ya 20 años de su presencia en la Naciones Unidas.

  • Los edificios

Desde el aeropuerto, el encuentro y el acompañamiento de Berta Marco fue fundamental en cuanto al conocimiento de la ciudad, en particular la plaza que está frente al edificio central de Naciones Unidas con la famosa silla "mutilada", para no olvidar a las muchas víctimas de las minas terrestres. Es todo un símbolo, que expresa bien el sentido de la ONU y su exigencia de hacer realidad el compromiso por la garantía de los derechos humanos en favor de cada persona “sin dejar a nadie atrás” (to leave no one behind). La organización de los espacios internos parece muy adecuada a las múltiples actividades, entre los debates en plenaria, en la famosa Sala XX, y los “side events”, todos bien indicados en el “Boletín de los Encuentros” del (HRC) y en el “Programa del Día” que viene publicado y distribuido, con la lista de los ponentes y el abstract de su intervención, cada mañana.

  • Las Sesiones de trabajo

Abundantísimo el material “circulante” de cada área geográfica que explica y acompaña el desarrollo de cada sesión, que bien demuestra el cuidado que instituciones -públicas y privadas- y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC-ONGs con estatus consultivo), han puesto y siguen poniendo en la preparación de estos eventos. Las sesiones habituales del Human Rights Council tienen lugar tres veces al año. Siguen aún muchos obstáculos, lamentablemente, para la vigencia de todos los derechos en muchos países del mundo. A veces se reconocen sólo algunos derechos y ni siquiera para cualquier ciudadano. Basta pensar en los palestinos, kurdos, tamil, kashmir, etc.

  • El Examen Periódico Universal (UPR)

Interesantes resultan las denuncias de las violaciones, bien articuladas por parte de las (OSC-ONGs) del mismo país, a las cuales se añaden las de los países que hacen de “troikas” para el control de los derechos. En este sentido llama la atención el que, países en los que hay violaciones de los mismos derechos que denuncian, (Venezuela, por ejemplo) puedan denunciar a otros en relación a los mismos derechos que ellos no cumplen. Fundamental me resultó oír de primera mano la Revisión Periódica sobre el respeto de los derechos humanos en Francia, revisión que se cumple cada cuatro años para los Países Miembros de la ONU (198). Se hicieron anotaciones críticas que se tendrán que tenerr en cuenta de parte del país, respetando, de forma íntegra, los diferentes artículos de la Declaración Universal de los DDHH. El objetivo general de los diferentes meetings es permitir a los Estados Miembros y a otras partes interesadas, la supervisión de los avances cumplidos de manera integral y apoyar a los defensores de los derechos que se reconocen violados. Se alternaron dinámicas de “rendición de cuentas” y de "asesoramiento".

  • La Institución Teresiana de cara a su misión

Una documentación específica presenta y define temas relevantes, como fue lo de la igualdad de género que se trató en la primera semana, pero se pudo disfrutar gracias a la publicación hecha por ONU-Mujeres. Su definición se implementa con la visión expuesta en la Agenda 2030 orientada a mejorar las vidas de cada mujer y niña en el mundo, todavía sufriendo violaciones de todo tipo. Mucho más habría que comentar... de hecho, me resultó esencial la participación de la Institución Teresiana (IT) en estos niveles de intervención/mediación sociocultural y política, muy en línea con su carisma para la defensa de la persona, sobre todo de la más desfavorecida, y su promoción humana, que todavía espera el reconocimiento pleno de sus derechos en muchas situaciones de vida, en tantas partes del mundo. Y en este contexto ONU es donde se pueden realizar alianzas de sentido relevante con tantas organizaciones comprometidas a la par de la IT. Creo que el esfuerzo a redoblar sería lo de recoger y transformar un consenso a tales análisis y compromisos en situaciones con resultados tangibles, para disminuir la brecha entre la retórica de los discursos y la realidad vivida. Y en esta linea, podríamos comprometernos muchas personas de la IT.

  • El Consejo Mundial de las Iglesias

Y no puedo concluir mi comunicación sin recordar lo hecho por Aránzazu Aguado (ex-Directora General de la Institución Teresiana) en Ginebra y su trabajo de años en el Consejo Mundial de las Iglesias que hizo compatible con hacer efectiva la presencia de la Institución Teresiana en la ONU (con estatus reconocido desde 1988), integrándose en grupos de trabajo sobre cuestiones educativas, muy especialmente, sobre el Derecho a la Educación.

Anna María Donnarumma desde Roma

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top