Sábado, 11 Agosto 2018

12 de agosto: Celebramos a la Beata Victoria Díez

LOS NEGRALES, Madrid, España. 
Mientras se celebra la XVIII Asamblea General, la Institución Teresiana, recuerda a la Beata Victoria Díez Bustos de Molina, (Sevilla, 11 de noviembre de 1903 - Hornachuelos, Córdoba, 12 de agosto de 1936) maestra y catequista de la escuela de san Pedro Poveda, mártir de la fe. Fue beatificada por el papa san Juan Pablo II el 10 de octubre de 1993.

Esta joven maestra que vivió entregada especialmente a los niños y niñas de los pueblos donde ejerció, asumió con valentía las situaciones de persecución y violencia del contexto social al inicio de la guerra civil española. Su vida y testimonio animan varios proyectos en el mundo, como en Villa El Salvador, Perú, donde se la conoce como “Victorita”.

En primera fila 

En esta celebración de Victoria Díez ofrecemos una breve publicación “En primera fila”, escrita por María Dolores Gómez Molleda, reeditada en Salamanca en 2017.

Empieza así: “Lo más importante de esta historia comenzó aquella mañana, cuando Victoria se arrodilló en la iglesia de Hornachuelos y cara a cara con Jesucristo hizo este trato: Pídeme precio. Lo que quieras, a cambio de la salvación de este pueblo.

Victoria es el carisma de la Institución Teresiana llevado a la práctica de cada día. Es una prueba elocuente de que la santidad es posible para quienes viven su profesión como un camino de audacia y de entrega al Evangelio.

Julio de 1936 en Hornachuelos. Saqueo y blasfemias. Detenciones. Amenazas. Ambiente de martirio entre los hombres de fe. Victoria está preparada para lo que Dios quiera: Si una maestra teresiana no es santamente intrépida cuando la causa de Dios lo requiere, ¿dónde estará, pues, nuestro teresianismo? Me parece que con sustos y encogimientos no podemos llamarnos hijas de Santa Teresa.

Por muchas cosas que puedan pasar... yo no le volveré nunca la cara al Señor”.

Hace 2 días, en Los Negrales, presidió la eucaristía un sacerdote que estuvo trabajando en Perú, en Villa Salvador, con la Institución Teresiana. Él recordaba lo que les ayudaba la figura de Victoria, valiente, maestra, testigo, mártir…

Por todo ello, renovamos y volvemos nuestra mirada a esta mujer, testigo y apóstol. “Esto fue lo que hizo Victoria Díez y Bustos de Molina, la maestra de Hornachuelos, que dio su vida por Cristo”.

0811-4

 

 

Puedes descargar en formato pdf EN PRIMERA FILA

Info.T

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top