Martes, 03 Julio 2018

Una reliquia de san Pedro Poveda en la Catedral de la Almudena de Madrid

MADRID, España. 
El pasado domingo 1 de julio, en una ceremonia presidida por el Cardenal don Carlos Osoro, se entronizó una reliquia de san Pedro Poveda en la capilla que honra su memoria en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena de Madrid, en el año Jubilar mariano por cumplirse el 25º aniversario desde que san Juan Pablo II dedicara el templo, que había tardado más de un siglo en levantarse.

0703-4

El acto fue precedido por la eucaristía celebrada en el altar de la Virgen de la Almudena, con la presencia de miembros de las Asociaciones de la Institución Teresiana, de Acit Joven, así como de colaboradores y amigos. Elisa Estévez, en representación del Consejo de Gobierno de la Institución Teresiana, al inicio expresó: “Agradecemos en primer lugar a don Carlos Osoro que haya querido presidir esta Eucaristía, bajo la mirada de la Virgen de la Almudena, lugar privilegiado para el fundador de la Institución Teresiana, cuyo amor a María es una señal indiscutible en su itinerario. Hoy celebramos de forma especial que san Pedro Poveda está presente en esta Catedral, y en la capilla dedicada a su memoria colocaremos, con alegría y emoción, una reliquia suya”.

0703-5Recordó que “la vida de Pedro Poveda está íntimamente ligada a la capital de España. Las calles que rodean este templo son testigos del paso del sacerdote de Linares caminando con prisa de hacer el bien”.

Definió a san Pedro Poveda como “un gran creyente”, que defendió el humanismo cristiano, y se hizo sacerdote. Advirtió la injusticia y se puso junto a los pobres. Creyó en la transformación educativa y abrió escuelas, academias, residencias universitarias; quiso demostrar que la fe y la ciencia no estaban reñidas y promovió el estudio serio junto a la virtud sólida. Confió en la capacidad de las mujeres y les abrió paso en la sociedad. Apostó por la acción de los laicos en la Iglesia y fundó la Institución Teresiana. Le apasionó tanto su fe que entregó la vida por ella. La fe de Pedro Poveda fue el norte de su vida”.

Finalmente dijo que Pedro Poveda fue “un sacerdote que quiso vivir y morir siguiendo las huellas de su Maestro. La liturgia nos habla de la adhesión incondicional al Dios de la vida de quien nada ni nadie nos podrá separar. Se nos invita a ser sal de la tierra. Y luz del mundo. A llevar la luz y levantarla sobre la ciudad, entre la gente, en la calles y plazas. Hoy acudimos al ejemplo de Pedro Poveda, que supo abrir caminos y romper fronteras; y trabajar así por una sociedad más fraterna, manteniéndose siempre lleno de Dios y cerca de las personas”.

0703-3Por su parte don Carlos Osoro señaló que “se coloca la reliquia (de san Pedro Poveda) para que sea un remite para todos los que pasen por esta Catedral y se den cuenta que en el siglo XX, aquí en Madrid, ha habido un profeta que se adelantó a su tiempo. Se adelantó a descubrir que el laicado era algo esencial en la Iglesia y en la sociedad. Que el protagonismo laical tiene que ser grande y fuerte. Aspecto que el Concilio Vaticano II reconoce y de una forma especial el Papa Francisco lo indica de muchas maneras”.

“Estamos viviendo un año singular, un año mariano. De manera especial queremos que los seglares aprendan de la Virgen María a ser discípulos y misioneros. Estáis aquí reunidos las personas de la Asociación Primaria que viven un compromiso singular y los miembros ACIT, todos llamados a vivir, hoy especialmente, la audacia evangélica”, subrayó.

También hizo una llamada a dar a conocer más y mejor el carisma de Pedro Poveda por la actualidad que tiene en este tiempo, “casi más que en el suyo”, afirmó el Cardenal. “Es fundamental que los valores del evangelio estén presente en todos los sistemas educativos, porque son valores universales que posibilitan una humanidad nueva centrada en el humanismo que tanto predicaba Pedro Poveda. Nueva en las acciones, en los proyectos y en las direcciones”.

“La Institución Teresiana sois quienes habéis cogido el testigo de este santo que ha dado la vida por haber vivido el evangelio y lo habéis llevado a tantos lugares del mundo, con la certeza de que es Dios quien os ha escogido, os ha consagrado, dado un nombre y os ha enviado a promover un estilo educativo que nace de la fuerza del evangelio y tiene la capacidad de acoger a todos. Todos vosotros sois reliquias de san Pedro Poveda porque sois sus testigos”.

0703-2En segundo lugar, el Cardenal Osoro dijo que “el Señor nos pide que nos glorifiquemos en la cruz de Cristo. Recordó el texto del crucifijo de san Pedro Poveda, en el que propone “ser crucifijos vivientes”. Dijo que lo releía muchas veces porque estamos en un tiempo en el que no nos miramos todos como hermanos, no nos entendemos todos y se hace difícil la convivencia. “Pedro Poveda nos dice el crucifijo eres tú. Con tu entrega, con tu perdón, con el amor a todos. El crucifijo nos hace encontrarnos con todas las personas. Esto tiene mucha actualidad particularmente para gente joven. Tenemos que ser capaces de entusiasmar como Pedro Poveda”, acentuó.

Finalmente el arzobispo de Madrid exhortó a “sentirnos reliquias vivas, ser otros Cristo vivos para hacer un mundo con sabor y luz desde una profunda comunión con Cristo. Dar y ser sal a través de nuestro modo de ser, de estar, de buscar a la gente. Jesús no relegaba a nadie, acudía a todos, especialmente donde hay necesidad, donde no hay sabor ni luz”.

Y apeló a “que esta experiencia nos ayude a sentir la llamada a la santidad, llamada fuerte, grande, en este mundo, en este tiempo, llamada a encarnar en la historia, en la cultura y en la educación el sabor y la luz del evangelio. Arriesguemos, seamos audaces… siempre mirando al evangelio, porque no es la audacia de un triunfo nuestro, es la audacia del triunfo de Cristo que siguió Pedro Poveda hasta dar la vida”.

Entronización de la reliquia

0703-6

En procesión Maite Uribe llevó la reliquia (ex ossibus) de san Pedro Poveda desde el altar de la Almudena hasta la capilla dedicada a su memoria y la colocó en el tabernáculo especialmente preparado, mientras los presentes cantaban “Creí por esto hablé”. Al final se rezó con palabras de Poveda: “Señor, que yo piense lo que Tú quieres que piense; que yo obre como Tú quieres que obre; que yo quiera lo que Tú quieres que quiera. Esta es mi única aspiración”.

0703-7

Renovada por el Secretariado Pedro Poveda, la capilla en su memoria luce más luminosa. La reliquia es un signo de santidad, una presencia de Dios a través de la actuación de quien ha dado la vida por el seguimiento del evangelio. Es una invitación a quienes se acerquen con fe, lejos de toda superstición, a pedir por intercesión de Pedro Poveda una gracia. También es una llamada a vivir la alegría del evangelio en el día a día.

Vídeo síntesis (duración 26,39´)

Reliquia de San Pedro Poveda from Institución Teresiana on Vimeo.


La noticia en el periódico Alfa y Omega 
En la Web de la Archidiócesis de Madrid

Info.IT

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top